Concepto de colapso

Colapso procede en su etimología de “collapsus” participo pasivo del verbo “collābi”, a su vez derivado de “labi” que significa “resbalar”. Un colapso es un resbalón o caída, que trae aparejados impedimentos, contratiempos, pérdidas, daños y ruinas.

Puede aplicarse en varios contextos:

En Arquitectura

Una obra arquitectónica presenta un colapso estructural, cuando no puede cumplir la función para la que fue diseñada por condiciones internas o externas: “El edificio añoso presentaba tantas rajaduras que finalmente colapso, y parte de él se desmoronó”.

Concepto de colapso

En las instituciones

Cuando las instituciones por diversos motivos se tornan inestables, inseguras y riesgosas, se habla de colapso, por ejemplo: “En la AFA hay rumores de la existencia de un colapso institucional” o “Intervenir las universidades significaría un colapso institucional”. Cuando a nivel general las instituciones de una comunidad colapsan, puede dar lugar a un colapso social, que pone en riesgo a toda una cultura. El colapso social también puede deberse a factores internos como golpes de Estado, corrupción, agotamiento de los recursos naturales o guerras civiles, o a factores externos como por ejemplo desastres naturales o invasiones extranjeras, y requieren de mucha energía y valor para poder volver a ponerla en marcha. En algunos casos puede dar origen a cambios estructurales o conllevar la pérdida de esa cultura y/o su reemplazo.

En el tránsito

Sucede un colapso en el tránsito cuando éste se encuentra paralizado y por ende no cumple su función de servir de vía de acceso a diversos puntos geográficos: “La múltiple colisión provocó un colapso de tránsito” o “El tránsito se halla colapsado por la enorme cantidad de veraneantes que circulan por la ruta”.

En Medicina

Un organismo humano se encuentra colapsado físicamente cuando no puede cumplir satisfactoriamente sus funciones vitales al punto de que el individuo desfallece. Su presión arterial cae, su circulación sanguínea se torna insuficiente y su debilidad es extrema. Numerosas partes del cuerpo pueden colapsarse, por ejemplo un colapso de pulmón o neumotórax, sucede por traumatismos, heridas, cambios bruscos de presión de aire, ser fumador, sufrir neumopatías, aunque también puede aparecer sin causa específica. El colapso pulmonar provoca que escape el aire del pulmón y se sitúe entre dicho órgano y la pared torácica, ejerciendo presión sobre el primero e impidiendo su expansión provocando dificultad para respirar y dolor en el tórax, y en algunos casos mareos o pérdidas de conocimiento.

El colapso nervioso ocurre cuando una serie de factores de estrés se combinan en un individuo que se siente abrumado y no puede funcionar en forma satisfactoria individual y socialmente. Quienes están colapsados se presentan emocionalmente inestables, inseguros, apesadumbrados, y no ven solución para sus males que tienden a embargar toda su psiquis. Se presentan temblorosos y ansiosos. Puede ser un estado pasajero, que por ejemplo remite si es por la pérdida de un familiar con el paso del tiempo, o puede ser un estado crónico si obedece a ciertos problemas de salud mental como por ejemplo, una psicosis, requiriendo ayuda profesional.