Concepto de compacto

De la palabra latina compactus y del participio pasado del verbo compingere, que significa unir o juntar, procede el término compacto que, a día de hoy y en términos generales, es utilizado para definir a un cuerpo o elemento denso y de textura apretada. Así, por ejemplo, se habla de que los componentes de la caoba son más compactos que los del pino.
En este caso, se puede decir que puede llegar a funcionar como sinónimo de adjetivos tales como tupido, apiñado o macizo.

Pero, en ocasiones, también llegamos a utilizar este concepto para intentar hacer referencia a que una formación de personas está unida y trabaja en un proyecto de manera coordinada y sólida. De esta manera, es habitual hacer uso del término que nos ocupa para expresar que “la defensa de aquel equipo de fútbol es muy compacta y no deja acercarse a los delanteros al área pequeña”.
En el ámbito tecnológico, por su parte, también es frecuente que aparezca la palabra compacto, hasta tal punto que ya está asociada a diversos dispositivos electrónicos de manera indisoluble. Así, se habla de un disco compacto o de un equipo de música compacto. Y ello se hace para intentar definir a un disco que reúne globalmente a un amplio conjunto de contenidos o a un equipo compuesto de varios aparatos que actúan como uno solo, respectivamente.