Concepto de complejo

Complejo es una palabra cuya etimología la hallamos en el latín “complectere” que significa abarcar. Tiene varios usos: es algo opuesto a lo simple, lo que posee varios elementos en su constitución (por ejemplo, un complejo vitamínico) lo que resulta complicado de resolver, muchas industrias, servicios o procesos bajo una misma dirección (por ejemplo complejo turístico, complejo hotelero, complejo fabril), en Matemática alude a un número en parte real y en pare imaginario, en Psicología conjunto de vivencias de una persona, etcétera. Coloquialmente decimos que alguien tiene un complejo cuando siente, sea cierto o no, que posee ciertos defectos físicos o psíquicos, o subestima sus capacidades, resintiendo su autoestima y sintiendo que es inferior a otras personas: “El niño ha sufrido en el colegio tantas bromas por ser bajito, que adquirió un complejo” o “se hizo cirugía estética en la nariz, porque sufría de un gran complejo”.

Pasaremos a desarrollar algunas de los usos del término:

En Matemática un número complejo resulta de la combinatoria de un número real y otro imaginario que se suman, por ejemplo 1+i, siendo un número imaginario (i) el que cuando se eleva al cuadrado da negativo; y son usados en el álgebra ordinaria.

El complejo de Edipo es usado en psicoanálisis, para describir los sentimientos de los hijos hacia los padres donde se combinan distintas emociones, positivas y negativas, pues se siente inconscientemente el deseo de ser pareja sexual del padre cuyo sexo es opuesto al propio, y para ello, necesiuta deshacerse del otro progenitor.

El pensamiento complejo es aquel que organiza, une, incluye y relaciona las distintas partes de la realidad que aprehende. Es holístico e integrador.