Concepto de concurrencia

La palabra concurrencia, del latín “concurrentia” es un sustantivo que procede del latín “concurrere” vocablo integrado por el prefijo de unión “con”, por el verbo “currere” en el sentido de “correr” más el sufijo “entia” que se usa para formar sustantivos abstractos.

Una concurrencia, como acción y efecto del verbo concurrir, hace mención a la coincidencia de asuntos, pensamientos, factores, opiniones, existencias, registros, etcétera, en forma simultánea. Por ejemplo: “Hubo una concurrencia de factores que hicieron que este evento se transformara en un desastre: el clima adverso, la falta de motivación para asistir y participar, la mala organización, lo apartado del lugar, “Hubo concurrencia de síntomas que facilitaron el diagnóstico del enfermo”, o “Hay concurrencia de opiniones sobre aceptar la propuesta en debate”.

Concepto de concurrencia

También puede referirse a un grupo de personas que asisten a un lugar con fines comunes, por ejemplo, ver un espectáculo teatral, cinematográfico o deportivo, participar de un debate, de una protesta, de una fiesta, etcétera. Por ejemplo: “La asunción del nuevo presidente fue acompañada de una amplia concurrencia de la ciudadanía” o “El evento artístico contó con una escasa concurrencia”.

En Derecho Penal se habla de concurrencia de delitos, cuando más de uno ha sido cometido por una misma persona, en forma independiente y no como parte de un mismo hecho ilícito, sin que exista sentencia condenatoria sobre ellos.

En sede civil, y a efectos de fijar la indemnización por daños, la concurrencia de culpas, toma en consideración la existencia de culpa de ambas partes intervinientes en el evento que produjo el daño que la indemnización pretende reparar. Por ejemplo en el caso de un automovilista que atropella a un peatón, su responsabilidad será atenuada si la persona cruzó la calle distraídamente por la mitad de cuadra y no por la senda peatonal.