Concepto de conmutativo

Cuando hablamos de conmutativo, nos referimos a aquello que tiene la particularidad de conmutar, verbo de origen latino, integrado por “con” cuyo significado es unión, y “mutare” que es cambiar. Es por ello que con conmutativo aludimos a lo que resulta intercambiable.

Se aplica en varias áreas:

En Matemática hace referencia a una propiedad o ley de ciertas operaciones matemáticas, como la suma o la multiplicación, que permite que los números que se usan para ello, puedan variar en su orden sin alterar el resultado, por ejemplo, el resultado de suma 5+4 es idéntico que el sumar 4+5. En ambos casos se obtiene 9 como resultado; y tanto 5 por 8 como 8 por 5 dan como resultado, 40.

En Derecho, se llama contrato conmutativo a aquel acuerdo voluntario por el cual cada parte conoce con precisión sus derechos y deberes desde el inicio del acuerdo, basado en la justicia conmutativa, donde se privilegia el trato igualitario, y sin privilegios, para que nadie reciba ni más ni menos de lo que le corresponda. Ambas prestaciones son ciertas y guardan relación cuantitativa o económica entre sí. Se dicen conmutativos pues la equivalencia del valor de las prestaciones las hace equivalentes. Son ejemplos de estos contratos, la compra venta (salvo cuando se compra un objeto futuro o una esperanza, como sería lo que resulte de red), el contrato de locación o el contrato de trabajo. Por lo tanto deben ser contratos onerosos, ya que en los gratuitos no hay reciprocidad en las prestaciones, sino que una sola de las partes resulta obligada. Los contratos aleatorios, sujetos a riesgo como las apuestas, tampoco son conmutativos, por ser inciertos en su objeto.