Concepto de constreñir

La palabra constreñir es un verbo que se derivó del latín “constringĕre”, y a su vez se tomó de “stringĕre” con el significado de oprimir, comprimir o apretar. Esto puede referirse a una cosa o a un órgano, como sucede por ejemplo cuando se constriñe una ropa mojada para secarla, o con un glioma óptimo, tumor que al crecer en el cerebro puede constreñir (apretar) uno o los dos nervios ópticos.

En otro sentido, constreñir se usa para designar la acción de presionar, para que alguien actúe de una determinada manera o se abstenga de hacerlo, por ejemplo: “Las leyes nos constriñen a evitar perjudicar a terceros, bajo amenazas de castigos”, “El deudor fue constreñido al pago por el acreedor mediante el envío de una carta documento”, “El padre lo constriñó a estudiar, y si se rehúsa tendrá que trabajar para pagar sus gastos” o “La maestra constriñó a los alumnos a permanecer sentados durante la hora de clase”.

Concepto de constreñir

Quien constriñe en este último sentido, se impone, obliga y fuerza, `para lo cual puede usar diferentes métodos de acción, como violencia física o psicológica o amenazas de males graves e inminentes o de perder ciertos derechos. En general, solo en virtud de la ley se puede constreñir a alguien a hacer o no hacer alguna cosa, en vistas a la libertad que tiene cada uno de actuar dentro de sus límites; pero si alguien se obligó voluntariamente respecto de otro (como el deudor con respecto al acreedor o el empleado con su empleador) o está al cuidado de otros, puede ser constreñido por estos a cumplir con esos deberes, siempre y cuando las consecuencias ante la desobediencia sean razonables: por ejemplo, el patrón puede despedir a su empleado si tras constreñirlo a realizar sus tareas varias veces se rehúsa a hacerlas.

En la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea se prohíbe con algunas pocas excepciones establecidas por ley y de interés general, constreñir a las personas a realizar trabajos forzados.