Concepto de contiguo

La palabra contiguo se originó en el latín “contiguus”, vocablo integrado por el verbo “contingere” con el significado de “alcanzar o “contactar” más el sufijo “uus” de relación. Su uso está confirmado desde los albores de nuestra era y aparece en las obras de autores clásicos como Virgilio u Ovidio.

Contiguo es un adjetivo que indica que una cosa está al lado de otra, pegada a ella o en contacto.

Ejemplos: “Mi hermano duerme en el cuarto contiguo al mío”, “Mi casa es contigua a la de mi tía, y por ello compartimos el muro medianero”, “Llamé a la administración del hotel donde me hospedaba, pues escuché gritos en el cuarto contiguo al mío” o “Francia y España son países contiguos”.

Entre cosas contiguas no existe ninguna otra diferente que se encuentre interponiéndose entre ellas, ya que las cosas contiguas están en contacto directo, aunque sin mezclarse o fusionarse.
En Geografía, se denomina zona contigua a aquella zona del mar que es adyacente al Mar territorial, y sobre la cual no puede ejercerse soberanía por parte del Estado ribereño, que sí la ejerce sobre el mar territorial, que se extiende hasta las 12 millas náuticas y se considera que es parte del territorio nacional que se haya bajo el agua, con el fin de que se resguarde con ello la seguridad del territorio, aunque se permite que pasen por esas aguas naves extranjeras con fines inocuos.
La extensión de la zona contigua comprende desde las 12 hasta las 24 millas marinas, que se cuentan desde la línea de base. Esto fue establecido en la Convención sobre Derechos de Mar en el año 1982, aunque hay países que no están conformes con ello, como Estados Unidos, El Salvador, Benín (al oeste de África) Somalia (al este de África) y Perú que pretenden que el mar territorial se extienda hasta las 200 millas náuticas.