Concepto de cosas

En el lenguaje cotidiano designamos como cosas a los objetos inanimados, reales o imaginarios, y también a ciertos objetivos, como cuando decimos “es cosa del destino”.

En Filosofía, la cosa, entendida como realidad individual y ente completo, es, según Aristóteles, la sustancia primera, y no considerada separadamente la sustancia y la forma. Kant diferencia en las cosas, el noúmeno, o la cosa en sí, que resulta imposible de conocer a través de los sentidos, y el fenómeno, que es lo que podemos conocer de la cosa, tal como se nos presenta en la realidad sensible. Kant es representante del idealismo que considera que no existe un mundo exterior objetivo y material formado por cosas, cuya existencia sea independiente del sujeto cognoscente. Esto lo diferencia del materialismo que acepta la existencia de una realidad objetiva formada por cosas que existen con independencia de quien las conoce.

En sentido jurídico, según el artículo 2311 del Código Civil argentino, son cosas los objetos materiales que son capaces de tener un valor. Pertenecen al género bienes, que también integran los objetos inmateriales susceptibles de ser valuados. El patrimonio de una persona se compone de bienes, sobre los que se ejercen derechos reales o de crédito (articulo 2312 del mismo texto legal).

Las cosas son susceptibles de varias clasificaciones: muebles las que pueden ser trasladadas de uno a otro lugar e inmuebles si se encuentran fijas; fungibles si pueden ser reemplazadas unas por otras en igual calidad y cantidad y no fungibles en caso contrario; consumibles, si se agotan con un único uso y no consumibles si pueden usarse varias veces aunque sufran algún deterioro; fuera del comercio, si no pueden ser compradas o vendidas, como el aire o una plaza publica, etcétera.