Concepto de cruel

Crudelis. Esta es la palabra latina en la que se encuentra el origen del concepto cruel. Un adjetivo este que tiene varias acepciones, según se establece en el Diccionario de la Real Academia Española, siendo la más destacable aquella que se utiliza para definir a toda aquella persona que disfruta de los males ajenos o que se deleita en hacer sufrir a los demás.

Un significado el citado que, por ejemplo, a lo largo de la historia se ha empleado para definir a ciertos personajes como sería el caso del monarca Pedro I de Castilla también llamado “el Cruel” por sus enemigos. Y es que, entre otras acciones y según las informaciones que han llegado hasta nuestros días, llegó a encerrar a su esposa en un convento o a matar a todo aquel que se le cruzaba en el camino y le impedía lograr sus objetivos.

La segunda acepción que tiene el término que nos ocupa es la que viene a definir que algo o alguien es insufrible y duro, que causa mucho daño. Un adjetivo que puede utilizarse, por ejemplo, en frases como esta: “El cáncer es una enfermedad cruel que golpea fuertemente a quien la padece”.

El tercer significado con el que puede utilizarse el concepto que estamos abordando es como sinónimo de sangriento o violento. En este sentido, es frecuente que hayamos escuchado expresiones como la siguiente: “La Guerra Civil Española fue una batalla cruel que dividió en dos al país y a muchas familias”.