Concepto de cubo

Según su origen etimológico la palabra cubo presenta dos significados: como recipiente, se deriva del vocablo latino “cupa” y como cuerpo geométrico tridimensional, proviene del latín “cubus”.

Como receptáculo para contener líquido o sólidos suele presentar el formato de un cono invertido, con manija, estando fabricado de diversos materiales metálicos o plásticos. También se los denomina baldes o cubetas. Ejemplos: “debo ir a juntar agua con mi cubo al río para lavar la ropa en esta zona campestre” o “el albañil llenó el cubo con arena para poder efectuar la mezcla”.

Concepto de cubo

Como figura geométrica, el cubo es un paralelepípedo, pues se trata de un prisma que tiene paralelogramos por bases. Como cualquier paralelepípedo posee cuatro diagonales que se cortan en un punto central, seis caras iguales y paralelas de a pares, ocho vértices y doce aristas. Como características que distinguen al cubo del resto de los paralelepípedos podemos destacar que todas sus caras son cuadrados, y que presenta todos sus ángulos poliedros idénticos, constituyendo por ello, un poliedro regular. Los dados que se usan para jugar juegos de azar, con números en cada una de sus caras, del uno al seis, son cubos. Como curiosidad, les contamos que podemos conocer el número que está situado en la parte opuesta del dado que estamos mirando pues esa cara más la opuesta suman siete. El cubo mágico es un juego de ingenio y paciencia, donde el cubo consta de varios colores que es necesario hacerlos coincidir para ganar el desafío.

En Matemática, el cubo de un número en las operaciones de potenciación, implica multiplicarlo por sí mismo tres veces, por ejemplo 23 es igual a 2 x 2 x 2 lo que da 8 como resultado.