Concepto de cúmulo

La palabra cúmulo deriva del latín “cumulus” y hace referencia a cantidad, abundancia o exceso. De allí que acumular signifique amontonar en general desordenadamente gran cantidad de cosas materiales (dinero, ropa, comida, grasa) o inmateriales (enojos, favores, desgracias, recuerdos, sabores, tristezas o alegrías).

Ejemplos: “Un cúmulo de personas esperaba la salida del artista”, “el cúmulo de grasa es característico de los obesos”, “un cúmulo de ideas surgían en mi mente pero no podía hallar la respuesta adecuada”.

Cuando hablamos de que sentimos un cúmulo de sensaciones, nos referimos a que se nos entremezclan alegrías, tristezas, amores, rencores, etcétera, haciendo surgir sentimientos contradictorios.

El cúmulo, da idea de densidad, desorden, superposición, lo que genera muchas veces confusión. Por ejemplo cuando se acumulan datos en la memoria sin organizar con respecto a otras informaciones ya incorporadas, es muy difícil recordarlos.

Es un término muy usado en Astronomía y Meteorología. Los cúmulos galácticos están conformados por numerosísimas galaxias (miles) unidad por la gravedad en un único sistema, que a su vez pueden dar lugar a supercúmulos. Un cúmulo estelar es una agrupación de estrellas, como lo es la vía láctea.

Se llaman nubes cúmulos a aquellas que se agrupan a unos mil metros desde la superficie terrestre, con base de forma plana, y dan la imagen de pompas de algodones flotando sobre el cielo, con bordes bien delimitados, o montañas nevadas, pues se desarrollan verticalmente y terminan como cúpulas. Las que no son presagio de lluvia se denominan cumulos humilis y son de menor tamaño. Las nubes cúmulos congestus son más grandes, pueden originar lloviznas y si siguen creciendo dar lugar a aguaceros.