Concepto de demostrativo

La palabra demostrativo, proviene del vocablo latino “demonstrativus” y se refiere a lo que se demuestra o se expone, con fines probatorios. Ejemplos: “Los resultados de tus exámenes son demostrativos de todo lo que estudiaste”, “Los árboles caídos son demostrativos de la fuerza del viento”.

Otro uso de la palabra demostrativo es para aludir a aquellos seres animales o humanos, que expresan abiertamente sus sentimientos. Por ejemplo: “El perro de mi amigo es muy demostrativo. Siempre sale a recibirme moviendo su colita” o “Mi madre es muy demostrativa, acostumbra a besarme y abrazarme para expresarme su cariño”.

En Gramática, existen pronombres y adjetivos demostrativos, que indican en que situación de espacio y de tiempo se halla el referente. En los pronombres aparecen reemplazando al sustantivo, por ejemplo: “Éste es mi objetivo” refiriéndose a algo cercano sin nombrarlo, o “Esa es la situación” cuando se hace referencia a algo lejano. Los adjetivos aparecen acompañando al sustantivo, y anteponiéndose a él, por ejemplo: “Este libro me apasiona” o “Esa casa es hermosa y confortable”.

En Lógica, el método demostrativo, o también conocido como deductivo, consiste en arribar a una conclusión a partir de las premisas, que si son verdaderas, aseguran la veracidad de la conclusión. Para Aristóteles el silogismo demostrativo es el científico, pues ciencia y demostración son palabras para él, sinónimas, pues todo conocimiento científico exige ser demostrado. La conclusión en la demostración, se logra a partir del conocimiento certero de las causas.

Es también un método de enseñanza eminentemente práctico, especialmente usado para la incorporación de habilidades, aprendiendo con la realización de la tarea que se pretende aprehender.