Concepto de descenso

La palabra descenso se originó en el latín “descensus”, y es la acción y efecto del verbo descender, del latín “descendere” término compuesto por el prefijo “de” que indica dirección que va de abajo hacia arriba y por “escandere” en el sentido de “escalar”.

El descenso implica que algo que estaba en una determinada posición (material, natural, económica, social, política, meritoria, etcétera) está en proceso o ha arribado a una más baja o de inferior categoría. El descenso es siempre relativo respecto de una posición tomada como referencia.

Concepto de descenso

Ejemplos: “El descenso brusco de la temperatura nos sorprendió poco abrigados”, “La fiebre del paciente al fin descendió y ahora está casi normal”, “el descenso del avión fue bastante complicado, pero por suerte tocamos tierra sanos y salvos”, “El bebé descendió y ya se ubicó en el canal de parto”, “Descendí de la montaña mucho más fácilmente que como la escalé”, “Descendí varios puntos en mis calificaciones por no estudiar” o “Quería un ascenso en mi trabajo y por el contrario me descendieron de categoría argumentando que era muy impuntual”.

Como vemos no todo descenso es malo. Lo es cuando se trata de una posición de prestigio o fortuna, pero no cuando se trata, por ejemplo, de problemas de salud, ya que es positivo que se registre un descenso de niveles de glucosa en sangre, de colesterol o de presión arterial cuando estaban elevados. También es saludable que desciendan los índices de delitos en un país o región, la tasa de mortalidad, la pobreza, el analfabetismo, etcétera.

En fútbol, el descenso de un equipo o varios, se produce cuando su promedio en el número de partidos ganados en una temporada es menor que el del resto de los equipos, y entonces pasan a jugar en una categoría inferior. A su vez el mejor de esta categoría inferior pasa a jugar en la liga mayor. Esto es común en Sudamérica y Europa.