Concepto de destello

La primera acepción que da el Diccionario de la Real Academia de la Lengua al término de destello es la de acción de destellar. Un verbo este que procede del latín destellare y que viene a significar emitir rayos o chispazos de luz que se caracterizan porque son intensos y de breve duración.

Asimismo el concepto de destello también suele emplearse para definir a toda aquella ráfaga de luz, un resplandor de tipo vivo y efímero, que se enciende y que posteriormente o bien disminuye o bien se apaga de manera casi instantánea. A su vez esta suele ser de tipo oscilante.

Partiendo de este significado que hemos expuesto se podrían formar un sinfín de frases donde quede perfectamente claro aquel. Entre ellas una podría ser la siguiente: “Aquel destello que vimos en la oscuridad de la noche procedía del faro del pueblo”.

Más acepciones tiene el concepto que nos ocupa. Así, una tercera es aquella que se utiliza para expresar la muestra o manifestación momentánea o repentina de una actitud o de una cualidad concreta. En este sentido, un ejemplo de dicha definición sería: “Durante la conversación mostró algún destello de gran madurez”.

Fulgor, centelleo, atisbo o ráfaga son, por tanto, algunos de los sinónimos del concepto de destello que tiene una cuarta acepción aunque esta, con el paso del tiempo, ha ido desapareciendo y cayendo en desuso. En el pasado era una palabra que significaba destilación.