Concepto de diadema

La palabra diadema proviene etimológicamente del término latino diadēma, que a su vez fue tomado del griego διάδημα. Las diademas se usaron en Grecia como atributo de uso de los dioses, confeccionadas con ramas, hojas y flores. La palabra se compone de “día” con el significado de “alrededor” y por “deó” que equivale a ligar, aludiendo a lo que se coloca, ligando, en torno de la frente.

Una diadema es un objeto circular, que está abierta en su parte posterior, a diferencia de la corona que es cerrada, aunque las coronas muchas veces se complementan con diademas. La diadema se coloca rodeando la cabeza, como ornamento. Fue en la antigüedad signo del poder de los reyes, siendo en la actualidad usada por las mujeres como joya ornamental que sostiene la cabellera. La usan las que son coronadas como reinas o princesas en concursos de belleza y a veces, las quinceañeras y novias, para engalanarse, aunque en estos casos, se prefieren las tiaras, que son más altas y se originaron en Persia. Suelen estar hechas de oro o plata.

Concepto de diadema

Como símbolo de belleza femenino fue utilizada ya por las damas griegas, mesopotámicas y romanas, que adornaban sus cabezas rodeándolas con cintas, sujetas en la parte posterior de la cabeza. Otros usos fueron como distinción para los ganadores de las competencias griegas, en este caso confeccionadas con ramas de olivo o laurel.

Los emperadores romanos usaron diademas, como símbolo de su poder y dignidad, solas, o acompañando y cerrando las coronas.

En España, las coronas de sus reyes, cuenta además con adornos de diademas, en número de ocho, efectuadas en perlas. La corona de Francia cuenta con seis diademas.

En Zoología, son diademas las especies animales que pertenecen al género de equinodermos equinoideos, como por ejemplo, el erizo de mar.