Concepto de director

La palabra director proviene en su etimología del latín director aludiendo a quien dirige, y a su vez dirigir proviene del vocablo latino “dirigere”, y significa ordenar en muchas direcciones, por lo cual su tarea es básicamente administrativa.

El director es entonces aquel que manda, suponiendo una relación de mando-obediencia; es quien ordena, guía y dispone un emprendimiento. Así existen directores en escuelas y otros institutos de enseñanza, directores médicos, directores de tesis, directores teatrales, de cine o de orquesta, directores de museos, etcétera.

Para ejercer correctamente el rol de director se requiere capacidad de liderazgo, preparación acabada sobre el tema que se dirige, empatía e inteligencia social y crítica, carácter estable y sereno, y dominio de su persona.

Muchas veces los cargos directivos recaen en personas que los obtienen por concursos en base a sus méritos y capacidades personales; y en otros solo por la antigüedad, sin tomar en cuenta si están preparados para la tarea. Es importante que se designe a la persona que reúna las condiciones antes expuestas, pues de lo contrario, puede tener consecuencias negativas, tanto a nivel del proyecto o institución que se dirige, como a nivel personal, para el directivo, pues puede constituir una sobre exigencia y generarle stress.

Se denomina director espiritual a quien guía a otro u otros sobre temas de conciencia, pudiendo ser un religioso, como un sacerdote, pastor o rabino.

En Geometría se denomina director o directora a la línea, superficie o figura que establece las condiciones en que se generará otra.