Concepto de disfrute

Con disfrute se hace referencia a la acción y al efecto del verbo disfrutar, compuesta por los vocablos latinos,”dis” prefijo que indica en este caso intensificación y por “fructus” con el significado de fruto. Disfrute significa entonces, aprovechar gozosamente de los frutos o rendimientos de algo, o de regalos, comodidades, posición social o política, capacidad, habilidad, relaciones personales, etcétera. Ejemplos: “Es un disfrute ver crecer a mis hijos tan lindos y sanos”, “Hoy puedo disfrutar al fin de mi casa, ya que he terminado de pagarla” o “Disfruto de una holgada renta gracias al esfuerzo de tantos años”.

Concepto de disfrute

El disfrute es un sentimiento de goce que se alcanza cuando algo nos resulta placentero, estimulante y grato, aunque es una cuestión individual que depende de los gustos y particularidades de cada individuo.

Algunos encuentran disfrute en pasar una tarde en familia, mientras que a otros les parece aburrido, y el disfrute lo encuentran en un viaje, en una sabrosa comida o en una gran fiesta. Hay quienes disfrutan de trabajar y de estudiar, mientras otros hallan esas tareas tediosas. Ver el lado positivo de las cosas hace que se disfrute la vida en general con todas sus variantes. Obviamente no ocasionan disfrute los dolores, las enfermedades o las pérdidas.

En torno al disfrute de los momentos de ocio se generan muchos servicios destinados a proveerlos, como por ejemplo cines, restaurantes, teatros, hoteles, excursiones, etcétera. El arte también procura el disfrute, en este caso, estético.

La doctrina filosófica que se centra en buscar el disfrute como objetivo de la existencia es el hedonismo, que a su vez comprendía en Grecia, la escuela cirenaica donde los fines giraban en torno a los placeres personales y egoístas, y la de los epicúreos, que creían que el disfrute o placer verdadero era alcanzable solamente por la vía racional, siendo el máximo placer o disfrute el que se obtienen de acciones que se hacen en pos de los otros.