Concepto de dispensa

La dispensa es una disculpa, un perdón que alguien solicita, para no cumplir con alguna obligación impuesta por los usos y costumbres, la religión o las normas legales. El acto que la concede, y el documento en que consta, también se llaman dispensa. Ejemplo: “Dispénsenme de asistir a la reunión, ya que he tenido un problema familiar”, “me han dispensado por razones de salud de tomar las armas para defender a mi patria”, “Ante mi situación de extrema pobreza me han dispensado de pagar impuestos”; y como sinónimo de dar o conceder en general: “le dispensaron muchos elogios”, o “le dispensaron un cálido y efusivo recibimiento”.

Es una concesión graciosa, absolutoria, y no sinalagmática, o sea sin retribución alguna del que obtiene la dispensa, dada en general por causas justificadas, que implican establecer una excepción a las condiciones generales impuestas.

El término es muy utilizado en la Iglesia, para hacer referencia a los pedidos y concesiones, que hace el interesado, y confiere el Papa, como máxima autoridad eclesiástica, para permitir excepciones a los requerimientos establecidos por el Derecho Canónico, para realizar ciertos actos, especialmente en materia matrimonial, en lo que se refiere a impedimentos, que no sean impuestos por el Derecho Natural (por ejemplo el patrimonio entre padres e hijos o entre hermanos no admite dispensa).

La norma que impide tal unión continúa en vigencia, pero se hacen a ella excepciones particulares por motivos razonables, por ejemplo puede dispensarse el matrimonio entre primos, que no es impedimento para las leyes civiles de un país.