Concepto de Distorsión

A la hora de intentar encontrar el origen etimológico de la palabra distorsión tenemos que marcharnos, metafóricamente hablando, al latín tardío pues allí es donde se encuentra el mismo. Más exactamente podemos determinar que dicho origen se halla en el término distorsĭo.

Una vez dejado claro ello, debemos entrar de lleno en el significado del concepto que nos ocupa. No obstante, hay que subrayar que tiene varias acepciones. Así, la primera de ellas es la que determina que este sustantivo es sinónimo de torcedura o torsión.

En segundo lugar, también puede utilizarse distorsión para hacer referencia a la deformación que tiene lugar de imágenes, sonido o señales durante el proceso de transmisión o de reproducción. En este caso se establece una extensa tipología en función del elemento que sufre esa deformación, sin embargo, lo más frecuente es que se hable de distorsiones lineales y no lineales.

La tercera acepción del concepto que estamos abordando es aquella que determina que aquel es la acción que se realiza cuando se desequilibra de manera consciente o intencionada tanto una serie de objetos que estaban colocados siguiendo un orden como la interpretación de unos hechos que se deforman de manera voluntaria.

Finalmente, el último significado que se le da a dicho término está relacionado con el ámbito científico y más concretamente con el de la Medicina. Y es que se determina que una distorsión es también como se llama a la torcedura que sufre una articulación en concreto, y que más comúnmente es conocida con el nombre de esguince. Así, podría decirse: Cristiano Ronaldo sufrió una distorsión en la rodilla durante el partido que le hizo abandonar el terreno de juego.