Concepto de dualidad

La palabra dualidad nos remite en su origen al latín “dualitatis” usada para nombrar aquella particularidad de las personas o cosas que presentan en sí mismas dos características o aspectos diferentes.

En Teología la dualidad o dualismo designa la existencia de dos fuerzas antagónicas en lucha constante en el universo: el bien y el mal. En la religión persa este dualismo fue descripto con ese nombre por Tomás Hyde en el año 1700.

En el taoísmo esa dualidad se expresa en los principios del yin y del yan, como dos fuerzas constitutivas opuestas pero sin embargo complementarias de las cosas que existen. El yin y el yan no son buenas o malas, son necesarias ambas ya que el yin implica pasividad, frialdad y oscuridad, mientras el yan es lo activo, cálido y luminoso.

Concepto de dualidad

Para el filósofo griego Platón solo existe un bien supremo y es el Bien; el mal es la ignorancia del Bien. Para Aristóteles el atributo del ser es la bondad, la maldad es solo su opuesto.

Algo similar a estos conceptos filosóficos se mantiene en la teología cristiana que acepta la unidad de Dios, señor del universo y del paraíso. El demonio que rige las fuerzas del mal y el infierno, no es un creador material sino que existe espiritualmente al caer el hombre en el pecado.

En Filosofía, Platón presenta el dualismo entre la realidad sensible e imperfecta y el mundo perfecto de las ideas, y establece además la distinción entre el cuerpo (lo sensible) y el alma (eterna y perfecta que participa del mundo de las ideas). El alma al nacer se encierra en un cuerpo perecedero e imperfecto y recién se liberará de él con la muerte. Aristóteles, discípulo de Platón niega esta dualidad (alma y cuerpo forman una unidad necesaria). Sin embargo la dualidad es retomada en la modernidad por Descartes que distingue entre materia y espíritu y por Kant que diferencia el fenómeno (la materia o cosa) del noúmeno (la idea o cosa pensada).

En Física Cuántica la dualidad onda-corpúsculo postula que las partículas poseen tanto partículas como ondas, ya que unas y otras pueden comportarse de una u otra manera.