Concepto de duende

Dueño de la casa parece ser el significado del origen etimológico de la palabra duende según el Diccionario de la Real Academia Española. Sin embargo, en otras publicaciones inglesas de corte similar se establece que aquel procede del francés y en concreto del término gobelin que a su vez emana de la palabra kobold, que era una figura de la tradición alemana.

En la actualidad con este concepto que nos ocupa lo que hacemos es definir a un espíritu fantástico que vive en algunas casas en las que realiza diversas trastadas. En cuanto a lo que es su apariencia se suele presentar en la tradición escrita bien con forma de viejo o bien con la de niño. En conclusión, dicho personaje se definirá por su apariencia humana, su pequeño tamaño y su carácter bromista.

A lo largo de los años hemos podido ver un sinfín de duendes tanto en las obras literarias como en las cinematográficas o incluso en las televisivas. Algunos ejemplos serían los duendes que aparecen como encargados de la Banca en los libros y filmes de Harry Potter, en el cuento El zapatero y los duendes de los Hermanos Grimm o en la serie de dibujos animados Gárgolas.

Asimismo tenemos que subrayar que existen otros significados para esta palabra que nos ocupa. De esta manera también se define como duende a una tela antigua de oro o plata. Y eso sin olvidar que de la misma forma se emplea para hacer referencia a una serie de cardos muy espinosos.

Finalmente tampoco podemos obviar la expresión “el duende del flamenco”. Con ella, de la que hablaron grandes figuras de todos los tiempos como Federico García Lorca, lo que se intenta es hacer referencia a una serie de encantos y cualidades particulares que tiene alguien para cantar, bailar o tocar flamenco y que le hace diferente del resto de personas que se dedican a lo mismo.