Concepto de embudo

Antes de determinar el significado de la palabra embudo es conveniente exponer su origen etimológico. En este caso, el citado se halla en el latín y más concretamente en la palabra imbūtum, que significa “lleno de líquido”.

Partiendo de dicha premisa hay que establecer que, aunque el concepto que nos ocupa tiene varias acepciones, la más importante de todas ellas es la que determina que el embudo es un instrumento hueco que se emplea para llevar a cabo lo que es el trasvase de líquidos.

Sus señas de identidad más importantes son que tiene forma de cono y que es ancho por la parte de arriba y estrecho por la zona inferior. Unas características que permiten, por ejemplo, llenar una botella con el agua que hay en una gran garrafa. Y es que hay que subrayar que existen muy diversos tipos de embudos, desde los que usan para el hogar como otros de grandes dimensiones que se utilizan en el ámbito ganadero y agrícola para trabajar con el grano.

No obstante, también podemos determinar que embudo es un agujero de grandes proporciones que se origina en la tierra como consecuencia de una explosión de importante magnitud.

Asimismo, es necesario recalcar que existe una expresión que toma a embudo como parte integrante de la misma. Nos estamos refiriendo a la conocida ley del embudo, con la que se intenta exponer que se aplican unas normas con total desigualdad y discriminación, es decir, que no se aplican con igual a todos. Un ejemplo sería este: Aquella empresa utilizaba la ley del embudo a la hora de seleccionar a sus trabajadores.