Concepto de emisión

La palabra emisión proviene etimológicamente del latín “emissĭonis”, aludiendo tanto a la acción como al efecto del verbo emitir, con el significado de expulsar algo hacia el exterior.

Se aplica en varios ámbitos. Por ejemplo, en el económico, hace referencia a la emisión de títulos o valores, como los títulos de la deuda pública o las acciones de las sociedades comerciales, como las anónimas; o la entrega de algún documento respaldatorio de un crédito como un cheque o un pagaré, que constituyen títulos ejecutivos, abstractos, que permiten ser cobrados judicialmente en caso de no ser abonados en forma voluntaria sin necesidad de probar la causa por la cual se produjo la emisión (la entrega) a quien reclama la deuda.

Concepto de emisión

En la comunicación, existe un mensaje, un receptor del mensaje y un canal por el cual ese mensaje llega al destinatario. Pero para que eso suceda lo que se desea comunicar debe ser emitido, o sea, exteriorizado, lo que puede hacerse directamente usando la palabra o la escritura, por ejemplo: “la directora de la escuela emitió un comunicado verbal en el acto de la escuela, donde informó sobre las nuevas normas de convivencia”, pero también puede darse la emisión por señales de radio o televisión, que permiten que ciertos contenidos e imágenes en el segundo caso, lleguen masivamente al público. Por ejemplo: “en la emisión de ayer, la televisión pública emitió comunicados en favor del gobierno y criticando a la oposición” o “la emisión del programa de radio fue interrumpida por desacuerdos entre los conductores y los directores de la emisora”.

Lo que sale al exterior pueden ser también gases contaminantes para el medio ambiente, como por ejemplo los que producen la lluvia ácida o el efecto invernadero; o ruidos molestos que producen contaminación sonora.