Concepto de enfoque

Proviene del verbo enfocar, y significa la acción y el efecto de lograr que la imagen de una cosa que se produce en el foco de una lente, se tome claramente sobre determinada superficie. También significa concentrar sobre determinados sitios puntuales, un haz de luz.

Enfoque se refiere también, a los distintos puntos de vistas con los que se puede observar alguna cosa o determinada situación. Así podemos hablar de un enfoque empirista, basado en la experiencia, o de un enfoque racional, centrado en la razón o en el pensamiento.

En la solución de problemas cotidianos, podemos poner el enfoque, o sea concentrar nuestra atención, en su génesis, o sea, como nació el problema, en las consecuencias que acarrea o en las posibles soluciones, sin ver la causa, o realizar un enfoque integral, que combine todas las miradas o enfoques. Significa entonces, desde donde se mira una determinada problemática.

Cuando decimos que la respuesta a algo es una cuestión de enfoques, nos referimos a donde ponemos la mirada. Si decimos que la delincuencia juvenil es un problema que genera inseguridad, enfocamos el problema, desde las consecuencias que acarrea en la sociedad; si decimos sobre el mismo tema, que es producto del desamparo de los menores, de su falta de contención y de educación, enfocamos el problema en el origen. Los enfoques en general no son contradictorios sino que se complementan.

Cuando se dice que alguien está enfocada en una cuestión, por ejemplo “enfocada en el estudio, en el trabajo, en su familia, etcétera” significa que toda su energía está puesta en ese ámbito, tal vez descuidando otros aspectos de su vida.

Enfoque etimológico es el que trata de saber el significado de las palabras por su origen.