Concepto de enigma

La palabra enigma surgió en grecia, como “αἴνιγμα” que puede leerse como "aínigma", con el significado de palabras pocos claras o que inducen a equívocos. Del griego pasó al latín como “aenigma” y así llegó al español. Lo enigmático alude a lo que no llega a comprenderse, a lo misterioso, como cuando mencionamos el enigma de la creación del universo, el enigma de cómo se construyeron las pirámides egipcias con tanta precisión matemática, el enigma de si existe vida en otros planetas etcétera.

Concepto de enigma

En la Literatura y en el Cine, existen sobrados ejemplos de enigmas, que se usan para despertar el interés del lector o espectador, que trata de resolver estos acertijos, poniéndose en la piel del personaje y del autor.

Los enigmas pueden ser también el resultado de adivinanzas, efectuadas por juegos de palabras o dobles sentidos:

El ser mitológico y monstruoso llamado Esfinge, que asolaba la ciudad de Tebas, estaba escondido en el monte e imponía resolver enigmas a los hombres, si querían evitar morir estrangulados, siendo Edipo el que pudo resolverlo, ante el pedido del rey, quien desesperado, había ofrecido a su propia hermana de nombre Yocasta y el poder del reino a quien los liberara de tan tremendo flagelo. La respuesta a la enigmática pregunta de cual es el ser que en su existencia se traslada en cuatro, dos y tres patas, y además tiene voz, era el ser humano (al principio no puede caminar y usa para ellos sus piernas y brazos, luego se yergue en posición bípeda, y de anciano necesita de un tercer sostén dado por el bastón). La esfinge, descubierto su enigma, se suicidó.

Eran también enigmáticas las respuestas que daba el oráculo de Delfos, y se podían hacer sobre ellas varias interpretaciones. Las respuestas que ofrecía, a través de las pitonisas necesitaban para su comprensión, de la sabiduría de un sacerdote.

A comienzos del siglo XX, comenzó a ser conocida una máquina que tenía la particularidad de permitir cifrar y descifrar mensajes secretos, muy usada luego en la Segunda Guerra Mundial, por los alemanes. Esta máquina era llamada Enigma, y finalmente los secretos que contenía, pudieron descifrarse y avanzar para dar fin a la Gran Guerra.