Concepto de entender

La palabra entender proviene etimológicamente del latín “intendere”, compuesto por “in” con el significado de “dentro” y por “tendere” = estirar, en el sentido de dirigirse hacia algo, el conocimiento de un objeto, para incorporarlo a la estructura mental, de modo no arbitrario sino comprensivamente. Lo que se entiende tiene sentido, resulta claro, se lo puede juzgar, valorar, y sobre todo, aplicar a otros casos similares, solucionando muchos problemas de la vida cotidiana o del ámbito científico.

Concepto de entender

Si alguien estudia de memoria un poema, sin captar el mensaje del autor, no modificará sus pensamientos ni su espíritu; si un médico ha estudiado de memoria las características generales de una enfermedad, no podrá reconocerla en un paciente específico, pues en él tendrá algunas peculiaridades, diferentes a la teoría expuesta en el manual o tratado consultado.

Cuando alguien ha logrado entender, su mente se modifica positiva o negativamente; pues a veces lo que se entiende no es de nuestro agrado. Por ejemplo: “debes entender que ella te abandonó, debes seguir tu vida sin su compañía”.

A veces uno cree entender algo, pero lo que captó su estructura cognitiva es erróneo, ya sea por haber sido engañado por sus sentidos, sensaciones o emociones. A esto se llama, malos entendidos. Ejemplo: “me confundí, creí entender que el examen era hoy, pues figuraba junto a la fecha de otra materia”.

Se habla de alguien como “entendido del tema o materia” cuando socialmente ha logrado fama de conocerlo en profundidad o tiene diplomas que así lo prueban.

Alguien entiende a otro, cuando por empatía, se pone en su lugar, y justifica sus dichos o actuaciones por las circunstancias especiales por la que atraviesa en su vida.