Concepto de épico

A la hora de analizar en profundidad la palabra épico lo primero que tenemos que hacer es determinar el origen etimológico de la misma. En este sentido, hay que subrayar que procede directamente del término latino epĭcus. No obstante, este a su vez emana del griego y en concreto del concepto έπιΚός.

Una vez determinado ello hay que dejar patente que el principal significado de la palabra en cuestión es el que se usa para hacer referencia o para definir a algo que se considera que está en relación con la poesía de corte heroico o con la epopeya. Y precisamente, partiendo de esta acepción surge una segunda en la que el mencionado adjetivo se emplea para calificar a todo poeta que se dedica al cultivo del citado género.

De la misma forma se utiliza para describir a esa mencionada poesía que si se caracteriza por algo es porque en ella lo que hace es contarse y ensalzarse las acciones y viajes de carácter extraordinario vividos por personajes que bien son míticos o bien son importantes dentro de la Historia. Y todo ello además incorporando elementos de corte imaginario.

La Eneida de Virgilio o La divina comedia de Dante son dos de las obras que forman parte de este género literario citado que desde tiempos inmemoriales ha estado muy presente en la Literatura.

Para concluir podemos determinar que el término épico también es empleado para definir a una acción o a un hecho concreto que se considera que es extraordinario. Así, por ejemplo, podríamos decir: “El partido que disputaron ambos equipos fue épico en cuanto a juego y a número de goles”.