Concepto de estabilidad

El origen de la palabra estabilidad lo hallamos en el latín “stabilitas” que se integra con el verbo “stare” que puede traducirse como “estar parado”, a lo que se le agregan dos sufijos: el de posibilidad “bilis” y el que indica cualidad “tas”. La estabilidad es entonces, aquella capacidad de los seres animados o inanimados de permanecer inalterables en el tiempo.

Se aplica en varios ámbitos:

Se dice que algo o alguien tiene estabilidad cuando no se cae a pesar de estar situado en un lugar donde deba mantenerse en equilibrio.

Concepto de estabilidad

En Química, con estabilidad se hace alusión en un sistema químico a su estabilidad termodinámica, que sucede cuando el sistema se encuentra con respecto a su entorno en equilibrio químico.

En los medicamentos, su estabilidad es la aptitud de su principio activo de mantener sus propiedades durante cierto tiempo, mientras no intervengan ciertos factores como por ejemplo el calor o la humedad, hasta el vencimiento que indica su envase.

En la ciencia de los materiales se dice que los elementos son estables cuando con el paso del tiempo mantienen sus propiedades útiles. Por ejemplo: “Coloca esta chapa de acero, que es un material estable y no se oxidará”. En las construcciones, se dice que son estables cuando son sólidas, seguras, y no proclives al derrumbe.

En las relaciones humanas, la estabilidad supone que se mantengan a pesar del paso del tiempo, y de los problemas que deban soportar, aún cuando existan algunas desavenencias no trascendentes: “El matrimonio de mis vecinos es muy estable, sufrieron accidentes, problemas económicos y pérdidas familiares, pero siguen juntos, amándose y cuidándose mutuamente desde hace veinte años” o “Mi mudanza no alterará nuestro vínculo de amistad, es muy sólido y estable y se mantendrá a pesar de la distancia”.

Se dice que una persona posee estabilidad emocional, que es un factor muy importante de la personalidad, cuando actúa en forma racional, prudente y no en forma impulsiva y desbordada. Quienes son estables enfrentan las dificultades con un estrés y una ansiedad razonables, sin caer en la depresión o en la euforia. Esto no significa que nunca tengan crisis emocionales, pero rápidamente hallan soluciones para ellas, tomando real dimensión del problema y decidiendo en consecuencia.

La estabilidad laboral supone tener un trabajo que asegura su continuidad en el tiempo, y con ello pueda posibilitar al trabajador prever un futuro para él y su familia: “No puedo planear casarme con mi novio hasta que ambos no tengamos un trabajo estable; solo estamos contratados por este año”.