Concepto de estela

La palabra estela tiene varios significados con orígenes etimológicos diferentes. Es un caso donde una misma palabra, presenta homónimos.

Derivada en su etimología del latín “aesturia” con el significado de “agitación que se produce en el mar”, la aplicamos a las huellas o rastros espumosos que deja una nave al moverse sobre el agua marina.

Por extensión, y en el mismo sentido de rastro, se dice de las marcas que quedan en el firmamento por el desplazamiento de ciertos cuerpos naturales o artificiales: por ejemplo, la estela del avión o la estela del cometa. En el aire, también podemos visualizar estelas, como las que deja el vapor de agua.

Concepto de estela

Igualmente, se designa con estela, a las huellas que dejan ciertas personas o situaciones en la memoria individual o colectiva. Ejemplos: “la estela que dejó mi madre en mi formación espiritual, jamás desaparecerá” o “el Holocausto provocado por el nazismo, dejó una estela imposible de borrar como expresión del racismo y la discriminación, en la historia mundial”, respectivamente.

Del latín “stella” que puede traducirse como estrella, pasó al italiano de igual modo, y de allí surgió el nombre femenino español, Estela. Santa Estela, fue una virgen francesa, a la cual el obispo Eutropio convirtió en cristiana en un mundo pagano, y por esta fe, fue condenada a morir el siglo III y esto le valió ser convertida en mártir. Es patrona de la lengua francesa. El día de esta santa se conmemora el 11 de mayo.

Procedente del griego, “stele” se usa para designar a la colocación de un monumento para conmemorar algún hecho u homenajear a una persona, en general, a modo de lápida.

En la cultura maya, la estela es un monumento, que se usó entre los siglos III y X, elaborado con piedras talladas, para distintos fines rituales, pero principalmente para dar gloria a su monarca, al que representaban.