Concepto de estricto

El origen del adjetivo estricto nos remonta al latín “strictus” en el sentido de lo que está atado o ceñido a otra cosa, y por lo tanto carece de libertad. Es lo que se ajusta exactamente a una norma o modelo, careciendo de amplitud de interpretación o aplicación.

Cuando realizamos una definición de un aspecto de la realidad, podemos hacerlo de modo estricto atendiendo a su ámbito de aplicación más específico, o en sentido amplio, tomando una mayor extensión en el uso del término, por ejemplo, un hombre en sentido estricto es un ser humano de sexo masculino adulto; pero en sentido amplio, podemos aplicar el concepto de hombre a cualquier persona, sea hombre, mujer o niño.

Concepto de estricto

Cuando se dice que una persona tiene un carácter estricto, aludimos a que es severo, que cumple y hace cumplir las normas con rigurosidad, que es metódico y puntual; aunque a veces puede alguien ser muy estricto con uno mismo y no con los demás, o por el contrario permitirse a sí mismo ciertas libertades y las exigencias imponerlas a quienes están bajo su mando. Ejemplos: “El Capitán del ejército es muy estricto con sus soldados, no les perdona la mínima falta, pero él se ajusta poco a los reglamentos”, “La madre impone a sus hijos una estricta disciplina, con horarios para hacer las tareas, mirar televisión, pasear y descansar”, “En la Biblioteca debes guardar estricto silencio”, “Sigue estrictamente (al pie de la letra) las instrucciones del envase si quieres que la receta te salga bien” o “En el colegio los niños deben llevar el uniforme de modo estricto”.

Ser demasiado estricto puede desencadenar reacciones adversas, pues cuando la persona logra algún momento de libertad, no sabe usarla adecuadamente, ya que hacer uso de los derechos personales es un entrenamiento que requiere una guía lo que no se logra con una situación de absoluta subordinación.

En Derecho, las normas penales deben ser interpretadas en sentido estricto, ya que no pueden aplicarse a casos similares sino que la acción delictiva para ser punible, debe ajustarse exactamente a la figura penal.

En cuanto a las ciencias, las calificadas de exactas son estrictas en sus resultados, mientras que las sociales permiten un grado mayor de libertad en sus conclusiones.