Concepto de estridente

El origen del adjetivo estridente se encuentra en el latín “stridentis” que es participio del verbo “stridere” en el sentido de aquello que emite un sonido agudo, fuerte y en general, molesto.

Ejemplos: “En la fiesta, la música estridente, impedía la conversación”, “Hay tanto tránsito que los continuos bocinazos estridentes, impiden descansar y alteran los nervios de quienes habitan en la zona”, “La banda sonó, y sus acordes estridentes invadieron el lugar”, “Las flautas tienen un sonido mucho menos estridente que las trompetas”, "Mi vecino no comprende que no puede molestar con su música estridente a cualquier hora del día o de la noche", “Aturdes con tu voz estridente, si bajas el tono te oirán igual y te prestarán mayor atención” o “No le obsequias a mi hijo instrumentos musicales con los que pueda generar sonidos estridentes”.

Concepto de estridente

Todo aquello que resulta resonante en la opinión pública e impacte en la comunidad con su ruido virtual, también se dice que es estridente: “Un caso policial aberrante sacudió a la opinión pública y fue la noticia de mayor estridencia del día”.

Esta calificación también la merece todo lo que resulta exagerado e impacta la visión, especialmente en el caso de usarse colores muy fuertes y contrastantes o formas extrañas: “Vestía colores tan estridentes que se la podía ver a mucha distancia”, “Pintó un mural con colores estridentes para que llame la atención”, “Su corte de cabello es sumamente estridente” o “El amarillo y el rojo en su pollera generaban una visión estridente, que hacía volver hacia ella todas las miradas”.

La escritora británica Caitlin Moran, nacida en 1975, es la autora de una obra a la que tituló “Feminismo estridente” donde aborda el tema del feminismo de modo gracioso e inteligente.