Concepto de evidencia

La palabra evidencia se originó en el latín “evidentia”, término integrado por el prefijo que denota exteriorización “ex” y el verbo “videre” con el significado de “ver”. Una evidencia es, por ende, algo que al exteriorizarse se hace notorio e indiscutible. La evidencia aparece como cierta sin albergar sospechas o dudas.

En la vida cotidiana podemos ejemplificar con el siguiente diálogo:
— ¿Qué evidencias tienes de que te mentí?
— Mis amigas te vieron abrazando a una joven en el horario en que me habías
afirmado de que estabas trabajando.
— Las mentirosas podrían ser tus amigas.
— Es verdad, pero resulta que te filmaron y te sacaron fotos en esa situación, y yo llamé a tu trabajo y tú no estabas.

Concepto de evidencia

Dejar algo o a alguien en evidencia significa mostrarlo tal cuál es, desenmascararlo. Las evidencias son utilizadas como pruebas para certificar la existencia de ciertos hechos, sucesos o fenómenos o demostrar el modo en que ocurrieron.

En las Ciencias Naturales se necesitan evidencias para que ciertas afirmaciones se conviertan en leyes o verdades, lo que se logra a través de la experimentación. Sin embargo, las evidencias por sí solas no demuestran veracidad, ya que lo que aparece como indubitable luego puede probarse que es falso con nuevas evidencias y la ley es reemplazada por una nueva.

En Derecho se necesitan evidencias para condenar a alguien en un proceso penal, o sea un conjunto de elementos probatorios que brinden certezas sobre la autoría del delito cometido. Ejemplo: “Encontrar en su poder el arma asesina con sus huellas dactilares es una evidencia concreta de que es el homicida”.

Filosóficamente las evidencias no necesitan ser probadas. Son intuiciones o verdades que la razón capta sin necesidad de que medie la experiencia ni se deriven de otras verdades ya conocidas. Son verdaderas por sí mismas. El filósofo Descartes reconocía dentro de las ideas, las innatas, que no provienen del mundo exterior, ni son creación del hombre, sino que parecen puestas en su mente por un ser superior. Esto se corresponde con el pensamiento platónico de la existencia en el hombre de ideas perfectas que trae al nacer, de un mundo verdadero del que proviene, y que se diferencia de este mundo imperfecto, que sólo es un reflejo de aquél.