Concepto de expansión

La palabra expansión deriva en su etimología del latín “expansĭōnis”, y se refiere a la acción de extenderse y a su efecto. Cuando algo sufre una expansión se agranda, cubre más superficies, o se extiende a otros seres o culturas.

En el primer sentido, de abarcar otras áreas, podemos dar como ejemplo, la expansión del imperio romano, que culminoó con la caída de la parte occidental en el año 476, y la oriental en 1453; o la expansión ultramarina europea, que ocurrió en el siglo XV, cuando los países de ese continente, siendo los pioneros España y Portugal, acrecentaron sus dominios territoriales, al conquistar el continente americano, y ponerlo bajo su autoridad. Otro caso sería la expansión territorial que con fines imperialistas realizaron las naciones europeas que dio origen a la Primera Guerra Mundial.

Concepto de expansión

Las bombas al explotar, tienen una onda expansiva, que destruye al liberar energía.
La expansión puede hacerse también con respecto a lo inmaterial, como ocurre con los sentimientos y emociones: “tu mensaje de esperanza se expandió por el mundo en guerra, y les llevó a las víctimas un alivio ante tanto dolor”.
Se denominan actividades de expansión, a aquellas que suponen un recreo a las actividades laborales, educativas o de entrenamiento deportivo profesional.

Como ejemplo de expansión cultural, podemos hablar de ciertas lenguas que son habladas en muchas partes del mundo; o de la globalización como fenómeno actual de expansión de las características culturales de un lugar a otros, gracias a los avances tecnológicos, que permiten su mayor y más rápida imitación o crítica.

En Informática, una tarjeta de expansión es un dispositivo que permite aumentar la capacidad del instrumento de que se trate. Por ejemplo: “coloca una tarjeta de expansión a tu cámara fotográfica para poder tomar más fotografías”.