Concepto de fácil

Si buscamos la etimología de la palabra “fácil” fácilmente podemos decir que procede del latín “facilis” que a su vez se derivó del verbo latino “facere” en el sentido de “hacer”. “Facilis” sería lo que se hace, lo que es factible de producirse.

Decimos que algo es fácil cuando lo concretamos sin hallar muchos escollos o dificultades, por ejemplo: “La tarea que nos dejó la maestra es muy fácil, la resolví en pocos minutos”, “Es muy fácil llegar al lugar de la reunión, ya que las calles están muy bien señalizadas” o “Copiarse en los exámenes es una solución fácil pero a largo plazo se vuelve en contra pues no se aprende”.

Concepto de fácil

Lo opuesto a lo fácil es lo difícil, lo que cuesta mayor esfuerzo, aunque muchas veces no hay acuerdo sobre si ciertos casos son fáciles o difíciles, pues esto dependerá de las capacidades, apreciaciones y habilidades de cada uno. Por ejemplo: “A Juan le resultó fácil escalar el muro, pero a su madre no tanto, es que ella no está acostumbrada a ese tipo de ejercicios” o “Para mí es fácil aprender matemáticas pero soy muy mala para las Ciencias Sociales”.

La tecnología y sus adelantos nos han hecho más fáciles actividades que en otros tiempos eran dificultosas: “Este lavarropas automático me hizo fácil mantener la ropa limpia de toda la familia, mi madre debía lavar todo a mano” o “Buscar la información por Internet nos facilita mucho las tareas escolares”.

También se aplica a lo que sucede con asiduidad, por ejemplo: “Es fácil que llueva en las zonas tropicales” o “Es fácil que los animales escapen ante el peligro”.

Tener un carácter fácil es adaptarse a diferentes situaciones y soportar el estrés sin perder la calma. Por ejemplo: “Mi hijo tiene un carácter fácil, hace caso y se porta muy bien” u “Ojala mi jefe tuviera un carácter más fácil, se enoja por todo”.

Se dice que una mujer es fácil, cuando no cuesta mucho esfuerzo seducirla. el dinero fácil es el que se gana sin esfuerzo, por ejemplo ganándolo en juegos de azar o estafando a otros.