Concepto de ferviente

La palabra ferviente es una cualidad, un adjetivo que procede en su etimología del latín “ferventis”, derivado a su vez del verbo “fervere” del que es su participio en tiempo verbal presente. El significado de “fervere” es hervir o entrar en ebullición, y es por eso que ferviente es alguien que se muestra muy entusiasmado por algo o alguien, que lo mueve a actuar y a expresar su arrebato pasional.

Esta cualidad de ferviente se aplica a personas que manifiestan mucha admiración por alguna ideología, fe religiosa, manifestación artística, por algún actor o actriz, por algún personaje relevante de la política, etcétera. Ejemplos de uso: “Soy un ferviente defensor de mi patria, no dudaría en alistarme en el ejército si me necesitara”, “Juan es un ferviente admirador de las obras de arte, viaja por el mundo solo para conocer museos y exposiciones sobre el tema” o “La ferviente fe del monje lo ayudó a salir adelante junto a sus seguidores tras la cruel campaña mentirosa en su contra”.

Concepto de ferviente

El que es ferviente muestra entusiasmo, devoción y una incondicionalidad directamente proporcional a su fervor. No todas las personas tienen la tendencia a ser fervientes, ya que es una característica de quienes son apasionados, soñadores, y en general es vista como una virtud cuando ese fervor se aplica a lo que es positivo. Así la Biblia pide a la humanidad que tenga “amor ferviente” para Dios y sus semejantes.

Sin embargo hay casos en que ser ferviente y anular la razón no es bueno, ya que podemos defender fervientemente causas injustas, amores que nos dañan o ideas que nos hacen sufrir a nosotros o los demás.