Concepto de frágil

El término frágil proviene en su etimología de la palabra latina “fragĭlis”, adjetivo que califica a aquello que se rompe, deteriora o enferma con facilidad. Ejemplos. “ten cuidado con esa caja, contiene mi frágil vajilla” o “sostén la cabecita del bebé, aún es muy frágil”. En religión se habla de alguien frágil cuando tiene tendencia a pecar.

En Física, como propiedad de los cuerpos, la fragilidad implica que cuando se rompen en virtud de un choque, no resisten el impacto, absorbiendo poca energía, y no presentan sensiblemente deformación permanente, por ejemplo el cristal, el vidrio o la cerámica. Lo contrario a los cuerpos frágiles son los cuerpos dúctiles, que al ser traccionados sufren una deformación permanente como ocurre con algunos metales. Sin embargo lo frágil no es antónimo de duro, ya que por ejemplo el diamante, es a la vez, un material frágil y duro.

En Biología se llama salud frágil a la de aquel individuo que se enferma fácilmente, por ejemplo por estar inmunodeprimido. Los huesos frágiles son frecuentes en las personas mayores de 50 años, especialmente mujeres, pues luego de la menopausia, la carencia de estrógenos puede causar osteoporosis, huesos débiles, descalcificados, con tendencia a fracturarse.

Existen personas que presentan esta fragilidad ósea durante toda su vida, como enfermedad congénita. Se denomina en Medicina osteogenia imperfecta, o popularmente conocida como huesos de cristal.

Otro trastorno transmisible por herencia es el SXF o síndrome del X frágil que produce retraso mental, por mutación del cromosoma X, que no es frágil en sí mismo, sino que algunas células se rompen al manipular la muestra para detectar el síndrome.