Concepto de fragor

Antes de comenzar a exponer el significado de la palabra fragor, es necesario que hagamos un recorrido lingüístico para encontrar el origen etimológico de la misma. En concreto, tenemos que subrayar que se encuentra en el latín y más exactamente en el término fragor. No obstante, el mismo procede a su vez del protoindoeuropeo frangere que vendría a definirse como quebrar.

Una vez determinado ese citado origen ya podemos centrarnos en su significado, que no es otro que el de ruido muy estruendoso, muy intenso. En este sentido, una oración que podría funcionar como ejemplo de dicha acepción sería la siguiente: “Era impresionante el fragor de las cataratas que visitamos en América del Sur durante nuestras vacaciones”.

No obstante, sin duda alguna, el uso más utilizado que hoy se le da al concepto que nos ocupa es dentro de una expresión muy extendida. Así, es muy frecuente, que se hable del “fragor de la batalla”. Con ello lo que se intenta es expresar el bullicio, el jaleo, el ruido ensordecedor, el descontrol…que se origina durante un enfrentamiento bélico entre dos bandos opuestos.

De esta forma, se puede componer una oración como la siguiente para que entendamos mejor dicha expresión: “El continuo asedio al que se vieron sometidos los habitantes de Hispania trajo consigo el desarrollo de un sinfín de enfrentamientos en los que, en el fragor de la batalla, los centuriones ordenaban a gritos a sus soldados las instrucciones a seguir.

Así, partiendo de todo lo analizado y expuesto podemos decir que fragor es un sinónimo de clamor, estruendo o estrépito.