Concepto de fúnebre

Antes de determinar el significado de la palabra fúnebre, se hace interesante que llevemos a cabo la exposición del origen etimológico de la misma. En concreto, este se halla en el latín y más exactamente en el término funĕbris, que tiene mucho que ver con el mundo de los muertos.

Así, una vez expuesto ello, debemos subrayar que el principal significado que tiene el concepto que nos ocupa es como adjetivo referente a todo aquello que pertenece o está en relación a los difuntos. En este sentido, un ejemplo de ello es la siguiente oración: “El pasado sábado tuvieron lugar las honras fúnebres del famoso escritor fallecido”.

En este sentido, hay que subrayar que existe una serie de conceptos compuestos que toman a fúnebre como parte integrante. Este sería el caso del término coche fúnebre, con el que se intenta definir al automóvil que es utilizado de manera habitual para portar el féretro de un difunto desde la iglesia hasta el cementerio donde va a ser enterrado.

Asimismo también habría que hablar de lo que se conoce con el nombre de corona fúnebre, que es aquella ofrenda de tipo floral que se confecciona en honor de un difunto.

No obstante, en relación con esa misma línea podemos determinar que existe una segunda acepción de la palabra que nos ocupa. En este caso la misma ejerce como adjetivo sinónimo de triste, funesto y desgraciado. Así, por ejemplo, podríamos decir: “Tenía una cara fúnebre que daba a entender perfectamente el momento tan malo que estaba viviendo a nivel personal y profesional”.