Concepto de genio

En el latín, y en concreto en la palabra genius, es donde se encuentra el origen etimológico del concepto genio que, según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, cuenta con varios significados siendo uno de ellos aquel que se utiliza para definir un mal carácter o temperamento difícil.

Una segunda acepción de este término es aquella que se traduce como la capacidad mental extraordinaria que posee una persona para inventar o para crear algo nuevo y que merece admirarse. Un significado este que se complementaría perfectamente con aquel otro que viene a definir a todo aquel ser humano que posee dicha capacidad. Un ejemplo de ello sería la frase: “Miguel de Cervantes era un auténtico genio de la Literatura”.

De la misma forma, tampoco hay que olvidar que, en otras muchas ocasiones, la palabra que nos ocupa también es empleada para describir a un ser fabuloso que tiene apariencia humana y que está presente con mucha frecuencia en leyendas o cuentos orientales. Así, quizás el más conocido y mencionado sea el genio que vivía dentro de la lámpara de Aladino y que tenía el poder de conceder deseos.

No obstante, también es necesario subrayar que dicho término es empleado de una manera muy concreta en el arte. Así, en dicho campo se utiliza para referirse a toda figura o ángel que se coloca bien para representar a una alegoría o bien junto a una divinidad.

Asimismo, hay que reseñar que en la actualidad es frecuente que el concepto que estamos abordando se use como parte de una locución adjetiva: corto de genio. Una expresión con la que intenta explicarse que alguien es tímido.