Concepto de habilidades de pensamiento

El ser humano se define como un animal racional, pues posee la capacidad de pensar. Esto incluye la capacidad percibir, observar, discernir, discriminar, analizar, clasificar, predecir, sintetizar, relacionar, aplicar ideas ya conocidas a situaciones nuevas, recordar, memorizar, imaginar, identificar, argumentar, y evaluar, entre otras. La sensibilidad proporciona datos, que son captados del mundo exterior o de las propias vivencias anímicas, y a partir de ellos se gestan procesos psicológicos interrelacionados que posibilitan el pensamiento.

Estas capacidades descriptas son las que se denominan habilidades del pensamiento puesto que es lo que la capacidad cognitiva puede hacer. Las habilidades se traen en potencia desde el nacimiento y se van desarrollando naturalmente a medida que el tiempo transcurre, aunque estimuladas por la educación aflorarán más rápidamente y podrán perfeccionarse en cantidad y calidad.

La familia primero y luego la escuela, son los agentes más importantes para lograr el desarrollo pleno de las habilidades del pensamiento de un niño y más tarde del adolescente.

Al enseñarse en la escuela las distintas asignaturas, se trata de desarrollar las distintas formas del pensamiento (concreto, lógico-matemático, crítico, creativo) a través de las tareas escolares.

Nunca se pierde esta capacidad de perfeccionamiento por lo cual es bueno acrecentarlas durante toda la vida, aunque ya en la edad adulta es posible, si se adquirió tal habilidad cognitiva, que se puedan autoestimularse las habilidades mentales si la persona ha logrado aprender a aprender y ha desarrollado la meta cognición, que es saber lo que sabe, lo que no, cómo puede ser su mejor manera de aprender, etcétera.