Concepto de híbrido

Cuando hablamos de algo híbrido, nos referimos a mezcla, especialmente sanguínea o genética. Proviene esta palabra del vocablo latino “hybrida” y se aplica fundamentalmente en Biología para designar como dijimos a aquellos individuos animales o vegetales que nacieron de la mezcla de especies distintas, cruzados de modo natural o artificial (por la acción del hombre). Un ejemplo muy común es la mula, nacida de la mezcla de yegua y asno. También pueden resultar de cerdos domésticos y jabalíes; o de distintos tipos de delfines: falsa orca y una delfín cuyo resultado es el balfín.

El hombre realiza la hibridación ex profeso para aumentar la resistencia o las cualidades de animales o plantas mezclando variedades con distintas funciones y usos, para obtener un producto llamado impuro, mixto o bastardo, que combine lo mejor de sus antecesores, por ejemplo frutos más grandes o más jugosos. Es común hallar híbridos de maíz con más y mejores granos, o de soja con cosecha más rápida.

La gran desventaja de los híbridos es que generalmente no pueden a su vez reproducirse (son estériles).

El concepto de híbrido es extrapolado a otros campos para identificar el resultado de distintas mezclas. Por ejemplo, culturalmente se llama hibridación cuando surge un producto cultural de la unión de distintas prácticas propias de cada pueblo, por ejemplo el “spanglish” es usado como lengua por los latinos residentes en Estados Unidos, siendo una hibridación (mezcla de español e inglés). Esto aumenta con la globalización.

En tecnología es frecuente usar la palabra híbrido, por ejemplo para nombrar automóviles cuyos motores son uno eléctrico y el otro de gasolina. Este último sirve de apoyo para que funcione el primero, y evitan la contaminación del ambiente.