Concepto de impedimento

Un impedimento (del latín “impedimentum”) es una cosa, hecho o circunstancia que obstaculiza la consecución de un fin. Quien sufre el impedimento no puede lograr su objetivo. Por ejemplo, una valla en el camino es un impedimento a la circulación vehicular, una enfermedad es un impedimento para asistir al trabajo, una ceguera es un impedimento para leer si no se usa el sistema Braille o ser hombre es un impedimento para quedar embarazado.

Los impedimentos pueden ser de hecho o de Derecho. Los que mencionamos son impedimentos de hecho, pues son imposibilidades materiales. Otros impedimentos son jurídicos, ya que si bien la persona puede de hecho obrar, está impedido de hacerlo por el Derecho. Así por ejemplo, alguien no está impedido de hecho de robar, pero sí, legalmente.

Existen dentro del Derecho, también impedimentos procesales, que impiden actuar ante la justicia, por ejemplo a los menores sin representación legal.

Ya desde el antiguo Derecho Romano, con respecto al matrimonio, se distinguieron los impedimentos absolutos, que impiden que una persona pueda casarse con nadie, como haber hecho votos de castidad o estar ya casado; y los relativos, que son impedimentos solo entre personas determinadas, como ocurre en el casamiento entre parientes próximos. En la actualidad se mantienen los impedimentos en la mayoría de los códigos modernos, por razones de edades mínimas, de vínculo preexistente, de parentesco o de locura.

En el Derecho Canónico se distinguen en lo relativo al matrimonio, los impedimentos dirimentes, que lo tornan inválido o nulo, de los prohibitivos, que lo convierten en ilegítimo.