Concepto de incidente

La palabra incidente, proviene del vocablo latino “incidentis” aludiendo a aquello que suspende o interrumpe de modo inesperado, obstaculizando el curso normal de los sucesos. Puede ser, por ejemplo, una pelea, una fuga de gas, un derrame de alguna sustancia tóxica, que en general, no provoca consecuencias indeseadas, pero que muchas obliga a reprogramar las actividades. Ejemplo: “por el incidente que tuve que protagonizar al resbalarme en la calzada, con una cáscara de banana que un descuidado tiró, llegué tarde a mi trabajo”. En ocasiones también suele usarse en casos de que acarreen consecuencias negativas: “en la manifestación, ocurrieron ciertos incidentes, que obligaron a intervenir a la policía, ante la existencia de daños materiales”. Cuando ocurren muertes, se habla de una tragedia.

En Derecho, un incidente es una cuestión litigiosa, que tramita en expediente separado, pero que tiene relación o es accesoria con el asunto que se está discutiéndose en la causa principal, que en general no la suspende, aunque sí lo hace si se trata de un incidente previo, como por ejemplo si se trata de la recusación del juez.

La sentencia que decide el incidente, en general, con previa audiencia de las partes en conflicto, le compete dictarla al mismo juez o tribunal que entiende en el principal, y durante el transcurso de ese proceso, se denomina interlocutoria. Si no establece derechos de carácter permanente recibe el nombre de “auto”. La condena en costas y la que decide sobre la tacha de los testigos debe hacerse en la sentencia definitiva.

Hay algunos incidentes que se promueven de acuerdo a ciertas reglas procesales básicas, llamados ordinarios, y otros especiales, como las cuestiones de competencia, o el caso ya citado de las recusaciones.