Concepto de incremento

La palabra incremento se deriva en su etimología del latín “incrementum” vocablo compuesto, integrado por el prefijo “in” que alude a algo interno; por el verbo “crescere” con el significado de crecer o aumentar, y el sufijo “mentum” que hace referencia a un resultado.

Por ello incremento es tanto la acción como el resultado de incrementar o aumentar una cosa material o inmaterial o un estado o situación, en relación a lo que antes era o sucedía.

Pueden incrementarse por ejemplo los precios de los bienes y servicios en épocas de crecimiento económico; puede incrementarse la demanda y por ende el consumo; también puede incrementarse la oferta, los salarios, el parque automotor, la fe, los usuarios de Internet, etcétera.

Concepto de incremento

No siempre los incrementos son positivos, ya que suelen advertirse incrementos de las deudas, del desempleo, un incremento exagerado de los precios en épocas de inflación; de los índices de robos y de la violencia en general, de la tasa de analfabetismo, de la mortalidad en niños, etcétera.

También el incremento puede aplicarse a la intensidad, por ejemplo cuando hablamos de un incremento en la intensidad del viento o de la lluvia; a la temperatura: “los incrementos de temperatura son notables a partir de la influencia del calentamiento global”; de humedad “el incremento en la humedad de esta época del año me hace sentir muy cansada” o de la presión ambiental.

Ejemplos de uso: “El presidente de mi país ha incrementado considerablemente su patrimonio desde que está en el poder, lo que resulta altamente sospechoso” o “el incremento de la deserción escolar es un tema al que debe darse amplia respuesta, ya que puede ser directamente proporcional al incremento del índice delictivo”.

En Biología se usa para hablar por ejemplo del incremento de la masa muscular, del incremento de la presión arterial, de los índices de colesterol, del nivel de azúcar en sangre etcétera.