Concepto de indefinido

La palabra indefinido proviene etimológicamente del latín “indefinītus”, como algo contrapuesto a lo definido, que es claro, que tiene límites precisos en lo espacial y temporal. En lo indefinido, se generan dudas, además, en cuanto a lo que expresa y a los objetos o hechos que comprende.

Se aplica por ejemplo, en Biología, al hermafroditismo, donde lo indefinido es el sexo del individuo humano o animal.

En Derecho Electoral, se llaman indefinidos a aquellos ciudadanos que aún no han decidido por quien inclinar sus votos en las elecciones para la renovación de cargos gubernamentales.

En Gramática, los indefinidos (vagos e imprecisos en su significado) pueden indicar cantidad (pocos, algunos, bastante, muchos, algo); otros pueden referirse a comparaciones (distinto, semejante) o ser distributivos (cada).

Se llama pronombre indefinido, a aquellos que se refieren a un sujeto u objeto no preciso, único o certero, por ejemplo: Alguien, algo, alguna vez (en sentido positivo) o nadie, nada o nunca (en sentido negativo): “”Hay alguien en esta casa”, “no hay nada”. Indican también cantidades: bastante, poco, mucho.

Los adjetivos indefinidos (algún/a) ningún/a y sus plurales acompañan a los sustantivos. Ejemplo: “Algunos niños son inquietos”. En general coinciden los pronombres y adjetivos indefinidos, distinguiéndose solo en su uso (si reemplazan al sujeto u objeto son pronombres). Como excepción, hay tres que solo son pronombres: algo, alguien, nada y nadie.

En las conjugaciones verbales, y con respecto a los tiempos, el pretérito indefinido o perfecto simple, remite a un pasado que no tiene relación con la actualidad, pues la cción ya está acabada, y actualmente no continúa. Con respecto a la primera persona del singular, podemos ejemplificar: “amé”, “salté”, “corrí”, etcétera.