Concepto de indómito

Etimología

La palabra indómito se derivó del latín “indomitus” formada por el prefijo privativo “in” y por “domitus” con el significado de “domado”. Es por ello que cuando se califica a algo o alguien de indómito estamos diciendo que no está domado, que se encuentra en estado salvaje.

En las cosas

En el caso de las cosas, podemos decir por ejemplo que una tierra o un lugar son indómitos cuando presentan condiciones naturales adversas y hay nula o poca influencia cultural en ellos. En general son espacios peligrosos, con vegetación espesa o anegados, y/o con presencia de animales feroces, los que también pueden calificarse de indómitos, ya que conservan sus instintos naturales agresivos, por ejemplo un león, un tigre o una pantera.

Concepto de indómito

En las personas

En las personas, un carácter indómito es aquel que no acepta límites, que se impone, que arremete, que desafía las normas morales, religiosas, sociales y jurídicas. Puede tratarse de individuos en particular o de grupos pequeños o grandes. Ejemplos: “Me gusta ver películas del lejano oeste donde los indómitos protagonistas se enfrentan en luchas sangrientas”, “Los integrantes de la indómita tribu aceptan la violencia como un modo de respuesta natural a los conflictos” o “El niño tiene un carácter indómito que va a costar mucho trabajo educar”.

En la Literatura

El escritor Edgar Rice Burroughs (1875-1950) escribió una serie de novelas protagonizadas por “Tarzán”, un personaje de ficción perdido en la selva, y criado por simios. La séptima de ellas se tituló “Tarzán el indómito” y data de 1920.

La escritora romántica americana Elizabeth Lowell, nacida en 1944, escribió “Indómito”, novela ambientada en el medioevo, donde relata la historia apasionada de un hombre peligroso, Dominic le Sabre que regresa de las Cruzadas, victorioso a Inglaterra buscando el amor de la dama prometida, lady Margaret de Blackthorne.