Concepto de ineludible

El prefijo “in” refiere una negación, que en este caso alude a la acción de eludir, verbo derivado en su etimología del latín “eludere” vocablo que a su vez se compone de “ex” que se usa para designar lo que queda afuera o excluido, y por “ludere” que significa ejercitarse, aunque puede tener otras acepciones como “jugar”.

Algo ineludible es lo que no puede evitarse, lo que debe incluirse sin opción, lo que en ciertas condiciones puede ser positivo, como por ejemplo: “es ineludible que el amor de madre esté presente para un niño crezca sano en su cuerpo y en su espiritualidad”, y en otras puede ser negativo: “es ineludible el sufrimiento durante la vida de cualquier ser vivo”.

Concepto de ineludible

Hay ciertas obligaciones que son ineludibles, como las que se derivan de la patria potestad, si alguien se ha convertido en padre; y otras que pueden soslayarse, como por ejemplo las que son puramente morales, y dependen de la conciencia de cada sujeto, por ejemplo, la de ayudar a los necesitados, que es un deber ineludible del Estado, que muchas veces sin embargo se elude en la práctica. Como vemos aunque muchas cosas son jurídica o naturalmente ineludibles, la picardía (en el caso de las obligaciones) o la ciencia (en el caso de las enfermedades) permiten evitar ciertos hechos que parecerían no tener modo de sortearse, por eso se dice que en realidad lo único que es ineludible es el fin de la existencia, o sea, la muerte.

Algunas creencias religiosas como la de los calvinistas creen que el destino de cada ser humano es ineludible, aceptando la predestinación.

Evitar algunas catástrofes naturales aún resulta imposible, por lo cual son ineludibles, por ejemplo los terremotos, que dejan consecuencias nefastas.