Concepto de informe

La palabra informe es homógrafa, pues designa dos cosas distintas.

Por un lado informe es la acción y el efecto del verbo informar, que etimológicamente proviene del latín “informare”, vocablo formado por el prefijo de interioridad “in” y por “formare” = “formar” por lo cual en este caso informe es dar a un asunto una estructuración o formato interno.

En este sentido se habla de informe, cuando a través de un documento escrito o de un relato oral se da cuenta de modo minucioso y estructurado de un determinado hecho o situación a alguien que lo requiere o por propia iniciativa, para explicar, anoticiar, persuadir o justificar alguna acción. La extensión del informe es variable y dependerá de lo que haya que explicar o poner en conocimiento. Pueden ser diarios, semanales, quincenales, mensuales, anuales, etcétera. Pueden ser privados, destinados a una o más personas específicas, o públicos, para conocimiento general. Si un informe es incompleto se requerirá su ampliación. Se recomienda que se redacten con lenguaje claro y en párrafo no muy extensos.

Ejemplos: “El periodista presentó un informe sobre el estado del tránsito, pero fue muy impreciso”, “El locutor realizó un informe detallado de los acontecimientos bélicos que se han desencadenado en Medio Oriente”, “El maestro hizo un informe sobre la situación del proceso de enseñanza-aprendizaje de sus alumnos en el corriente año lectivo, y se lo presentó al director” o “Los científicos elaboraron un informe sobre el estado de su investigación para ser evaluado por el ente de contralor”.

Por otro lado, significa “carente de forma”, procedente del latín “informis” donde “in” en este caso se usa como negación. Algo informe sería algo extraño, irregular, deforme o anómalo. Ejemplos: “Este informe individuo de la especie floral, debió sufrir alguna mutación genética”, “La letra de mi primo es informe y por lo tanto, ilegible” o “Este mueble es un tanto informe, tal vez sea moderno, pero poco útil”.