Concepto de inicio

La palabra inicio tuvo su origen etimológico en el latín “initium” palabra integrada por “in” que indica que algo está dentro; y por “ire” con el significado de “ir”. El inicio indica el comienzo de un hecho o un sentimiento, su punto de partida. Existe una expresión latina, “ab initio”, que se traduce como “desde el comienzo”.

El inicio del movimiento de un cuerpo, que posibilita el paso de la potencia al acto, y ocasiona el cambio, según Aristóteles es otra cosa, originándose así una cadena de motores que impulsan a otros, siendo el inicio de esos movimientos un primer motor, que es él solo, apto capaz de activar las potencias restantes, que sería Dios, eterno e inmutable, el verdadero origen o inicio de la realidad cambiante.

Concepto de inicio

Podemos hablar del inicio de muchas cosas: del inicio de una novela, del inicio de una competencia, del inicio de un problema, del inicio del tratamiento de las leyes, del inicio de un mandato, del inicio del ciclo escolar, del inicio del amor o del inicio del odio, entre otros muchísimos inicios. Pero una preocupación que al hombre angustia desde siempre es el inicio de los tiempos, o sea, como se inició el mundo y especialmente la vida. Las respuestas provienen del ámbito religioso, explicando ese inicio por la fe en el poder absoluto de un ser perfecto (primer motor aristotélico) o desde la ciencia, como lo hace la teoría del Big Bang.

Es frecuente la palabra inicio en Informática. Cuando prendemos la computadora, el primer botón que debemos tocar es el menú inicio, para comenzar a trabajar en algún programa de Window. En Internet, el inicio se refiere a la portada, a la que se puede regresar para comenzar una nueva búsqueda desde la página en la que se está navegando y desde la que se parte.