Concepto de insoslayable

Esta extensa palabra de cinco sílabas (in-sos-la-ya-ble) que gramaticalmente funciona como adjetivo, se compone del prefijo negativo “in” y de soslayable, cualidad que se deriva del verbo “soslayar”, del latín “sub” traducido como debajo y “latus” como “lado”. Lo insoslayable es por lo tanto lo que no puede dejarse de lado, esquivarse, lo que resulta imprescindible, necesario o inevitable.

Se usa esta palabra en diversos contextos, muy especialmente cuando se habla de obligaciones o deberes: “tengo para con mis alumnos el insoslayable deber de educarlos”, “tengo muchas cosas para hacer, pero lo primero es no claudicar con mis valores, ya que ellos son insoslayables”. En los ejemplos citados se trata de deberes morales, y por ende que sean o no insoslayables es altamente subjetivo.

Cncepto de insoslayable

Algunos deberes son insoslayables pues aunque uno no desee cumplirlos, de no hacerlos traen una sanción, como la obligación insoslayable de pagar impuestos, que algunos pueden no sentirla moralmente pero lo es en sentido jurídico.

Además de ciertas obligaciones, hay otras cosas inevitables o insoslayables como las necesidades fisiológicas. Son, en este sentido, insoslayables, la necesidad de comer, de dormir, de beber líquidos, evacuar, etcétera.

La muerte es una realidad insoslayable que nos demuestra la finitud de la vida, creándonos con ello una también insoslayable curiosidad ante el misterio de lo que sucede luego de ella, que intenta explicarse desde tiempo inmemorial por la filosofía y las religiones. Otras cosas insoslayables que encontramos en nuestras vidas son la enfermedad, el mal, los presencia de otros, los desastres naturales, el progreso humano, etcétera.